El Inbound marketing es un procedimiento que se centra en atraer clientes con contenido útil, de especial relevancia y añadiendo valor a cada una de las fases del recorrido del comprador utilizando para ello varias herramientas de comunicación. 

El principal objetivo de esta estrategia es contactar con las personas que se encuentran en el inicio del proceso de compra de un producto o servicio determinado. A partir de aquí les seguimos, a través de un contenido apropiado para cada una de las fases del proceso de compra y su perfil, hasta la fase final, siempre de manera no invasiva y luego, si todo va bien, se pueden convertir en clientes fieles.

Con inbound marketing, los clientes potenciales pueden encontrar tu negocio mediante distintos canales como blogs, motores de búsqueda y redes sociales. Al generar contenido de calidad con el objetivo de abordar las necesidades de los clientes potenciales, no hace falta dedicarse en cuerpo y alma para llamar la atención de los mismos, a diferencia de lo que ocurre con el marketing tradicional, por lo que crearás confianza y credibilidad para tu empresa. 

Las fases de una estrategia de Inbound Marketing son claras y deben estar bien diferenciadas.

  

Fases del Inbound Marketing

 

– El primer paso es atraer el tráfico adecuado a tu sitio web. Debemos tener definido nuestro cliente ideal para generar contenido que le resulte atractivo. Esto lo podemos hacer a través de un blog, con noticias de actualidad relacionadas con nuestro trabajo. También tenemos que trabajar nuestras redes sociales. Investigar cuales son las más utilizadas por nuestros clientes potenciales y generar contenido de calidad para poder interaccionar con ellos.

– Una vez hayamos conseguido atraer visitas a nuestra web, debemos dar el paso de obtener algo de ellas. Como por ejemplo los datos de contacto para una futura compra, o servicio. Sólo lo fundamental, nombre y email para establecer una base de datos con la que trabajar. Para ellos podemos valernos de los formularios de suscripción.

– Si hemos conseguido esa base de datos de clientes potenciales ahora debemos transformarlo en venta (conversión). Fundamentalmente debemos ofrecer algo de calidad para que ese cliente potencial que hemos atraído a la web lo quiera. Para establecer esas conversiones podemos ayudarnos de herramientas como el email marketing.

– Para finalizar las fases del Inbound Marketing llega el paso, quizás más olvidado, pero el más importante: la fidelización.  El ciclo no se cierra en el momento en el que el cliente compra/paga por nuestros servicios/productos. Después hay que realizar un trabajo importante para fidelizar a ese cliente. El objetivo principal es que tenga una buena sensación de la empresa para poder recomendarla a su entorno. Esto lo podemos lograr con una buena encuesta de satisfacción.

Podemos concluir por tanto que el Inbound Marketing es la manera más efectiva de atraer, involucrar y complacer a los clientes.